event 10 de Febero, 2016

La comercialización del Rafale. Factores de éxito para la industria de defensa.

person Autor: Ignacio Pérez Rovere.
rss_feed Dark Star Group

La concepción del Rafale comenzó como un proyecto de los años 70 para reemplazar a los aviones de combate Mirage III, V, F1 y Super Etendard, y posteriormente al Mirage 2000. En 1985 Francia desestimó su participación en el proyecto Eurofighter para no perder su capacidad industrial ni la de definir el diseño del futuro caza que debería ajustarse a necesidades concretas de la política exterior francesa. El Rafale es un avión de combate de cuarta generación, hizo su primer vuelo en 1985 y entro en servicio en 2004. Es un avión polivalente, con configuración de caza bombardero de superioridad aérea con capacidad de llevar misiles crucero nucleares, característica fundamental para mantener la triada nuclear que es la base de la política exterior francesa (capacidad de disuasión nuclear compuesta por bombarderos, misiles lanzados desde tierra (ICBM) y misiles lanzados desde submarinos (SBLM)), suplantando al Mirage V y haciéndose cargo del espacio que dejaría Estados Unidos al cerrar unilateralmente en forma gradual su “paraguas nuclear”, tal como lo viene declamando y ejecutando el presidente Obama. Su posibilidad de operar en alturas bajas y condiciones climáticas adversas, le da una clara ventaja para el ataque al suelo y las operaciones navales, y para su utilización en países con clima caluroso y húmedo como India, Brasil o Malasia. Tras su desarrollo fue varias veces probado en operaciones de combate. Los usuarios del Rafale están satisfechos con su performance. Se podría decir que cumplió en forma excelente las expectativas como avión de ataque a tierra con performance algo menor en combate aéreo, aunque esta última característica nunca pudo ser probada. Los pilotos franceses han certificado que el avión es confiable y multi misión durante la operación Serval en Mali, realizando misiones de combate en Chad desde Francia bordeando Argelia pasando por Marruecos, Mauritania y Mali completando 5500 kilómetros en 9 horas 45 minutos con más de seis reabastecimientos en vuelo. En Afganistán se realizaron numerosas misiones de combate lanzando bombas Paveway II a las cuevas Talibanes, en Iraq asegurando la superioridad aérea y en Libia (incluso piloteado en algunas ocasiones por Canadienses) suprimiendo las vetustas defensas aéreas de origen soviético. Podemos mencionar que su punto más fuerte junto a su capacidad de ataque al suelo es su capacidad de operar en ambiente internacional C4ISR (comando, control, comunicaciones, computación, inteligencia, vigilancia y reconocimiento) tanto militar como de seguridad, lo que significa que en las mencionadas misiones el piloto puede comunicarse y compartir información con ejércitos y fuerzas de seguridad amigas, incluso con operadores de tierra con telefonía tradicional, pudiendo enviar valiosa información de inteligencia en diversos formatos en forma segura a múltiples usuarios iluminando e interpretando el campo de batalla. Al comparar su elevada performance con aviones como el Lockheed Martin F-35 Lightning II, queda claro la ventaja económica de costo y operación del Rafale, que cuesta 96 USD M contra 120 USD M del F-35, y la hora de vuelo en operaciones en combate (con su componente de mantenimiento) cuesta 15.600 dólares contra 32.000 USD del F-35 o 44.000 USD del F-22 Raptor. Respecto a su armamento, puede llevar cualquier tipo de bombas guiadas o no, incluso nucleares, si bien sus misiles son de generación futura (MICA), por lo que se requieren ciertas interfaces para utilizar armamento más obsoleto. Su sistema de control con estándar Mil Std 1760 tiene buena compatibilidad logística para adaptarlo a otros sistemas. Sin embargo, países como Suiza han encontrado engorrosa la adaptación del avión a llevar armamento americano de dotación en sus fuerzas aéreas y han descartado su compra. Por otra parte, la mayor capacidad de portar armamento del Rafale optimiza la ecuación de costo, ya que un avión solo puede atacar la misma cantidad de blancos que tres Mirage 2000. Teniendo en cuenta que el Mirage 2000 tiene un costo de unos 16.000 USD por hora, es interesante tener en cuenta los costos operacionales máximos por mes del Rafale, que puede volar en ese periodo 81 horas con un costo total de 1.300.000 dólares, cuando en el mismo periodo para lograr el mismo objetivo se necesitarían tres Mirage 2000 con un costo de 3.900.000 USD. El F-35 sólo puede volar 14 horas mensuales con una relación costo/beneficio-disponibilidad desventajosa. Durante su vida operacional no sufrió derribos, sí hubo algunos accidentes en ocasión de operaciones militares: uno de ellos durante un entrenamiento cerca de España con un avión F-18 americano al apagarse un motor por error del piloto quien se salvó al eyectarse, y en otra ocasión un avión que participaba de una operación en Afganistán cayó al mar en la costa de Pakistán cerca del portaaviones Charles de Gaulle, el piloto también salvo su vida eyectándose. El resto de los accidentes fueron dos en testeos, y accidentes menores de despiste y colisión en tierra. Si bien hay aviones americanos y europeos que aventajan técnicamente al Rafale en la lucha aire- aire, siendo la mencionada ventaja de éste el combate aire tierra, en un escenario mundial en el que si bien la superioridad aérea está siempre vigente, pareciera que no hay conflictos de la magnitud suficiente para que dos fuerzas aéreas se enfrenten en “dog figths” disputando zonas aéreas como ocurrió en diversos conflictos del siglo XX, por lo que el Rafale está más que posicionado para ser una opción viable para cualquier fuerza aérea compitiendo de igual a igual con adversarios americanos. Siendo objetivos en el análisis, la superioridad de detección del radar Irbis del SU-35 es un elemento a considerar especialmente para aquellos países que enfrentan como amenazas fuerzas aéreas dotadas de aviones rusos (India, Malasia), teniendo estos últimos capacidad de detección y combate a 3000 kilómetros, sin embargo, el Rafale es superior en otros campos del combate aéreo (especialmente en el combate cercano), en la capacidad de llevar misiles, en su baja firma rádarica, su velocidad, maniobrabilidad y en sus sensores capaces de detección a largas distancias. Esta leve desventaja mencionada no es problema para Francia, quien opera en un entorno internacional en el marco de la OTAN donde se reparten las misiones y donde la presencia americana siempre proyectara su misión de superioridad aérea en cualquier conflicto de magnitud. El Rafale es un excelente avión, algo caro para competir en países extra OTAN, lo que le ha generado perder las competencias con algunos clientes potenciales como Brasil quien finalmente opto por el más barato Saab Gripen (68 USD M), Argelia por el Sukhoi SU-30 MKA (40 USD M), Marruecos por el General Dynamics F-16 C (25 USD M) y Singapur por el McDonnell Douglas F-15 SG (35 USD M) en otros casos las consideraciones fueron políticas: Arabia Saudí y Omán, dos países con gran lobby europeo (especialmente el último por parte de Gran Bretaña), optaron por el Eurofighter (118 USD M), Noruega por el F-35, Corea del Sur por el F-15K (35 USD M, en la competencia gano el Rafale pero cuestiones políticas revirtieron la decisión), y EAU por el F-16 E (con posibilidades futuras para el Rafale). Consideraciones técnicas expresadas en el primer párrafo hicieron que Suiza lo desestime por el Gripen (la decisión se sometió a referéndum público). Sin embargo, más allá de las ventas en Francia (180 a la Fuerza Aérea y la Marina) se han vendido 24 aviones a Egipto (tres entregados al momento de escribir esta nota) por un precio de 5.6 billones de dólares, y hay negociaciones en curso está la venta de 126 a India, de 36 a Qatar, de 60 a EAU como principales, y como secundarias de 18 a Bahrein, 65 a Canadá, 24 a Kuwait y 18 a Malasia. Analicemos caso por caso:

India: Necesitando modernizar la fuerza aérea con aviones de última generación para contrarrestar a sus adversarios China y Pakistán, se espera que India formalice su acuerdo con Francia para la compra de Rafale en los próximos cuatro meses. Tras algunas dificultades respecto al tiempo de entrega de las unidades y la financiación, el acuerdo fue firmado finalmente gobierno a gobierno, no con Dassault, habiéndose allanado de esta manera las diferencias subyacentes. El acuerdo inicial hablaba de 126 aviones por 20 billones de dólares, los números del acuerdo actual (36 aviones por 4.6 billones de dólares) si bien parecen insuficientes, parecieran ser la instrumentación del acuerdo inicial dividido en fases para poder ingresar la operación en el presupuesto aprobado anual. De esta manera la compra le dará espacio a la IAF a comenzar la retirada del servicio de los MIG-21 y MIG- 27 cumpliendo con su programa MMRCA, y se ampliará en los subsiguientes años, siendo los futuros aviones (se habla de 108) armados por la fábrica de aviones local HAL. Sobre este punto hay muchas dudas ya que los técnicos hindúes deberán adaptarse a los sofisticados sensores franceses como el radar Thales RBE 2 o el Thales/Sagem OSF IRST para identificación de blancos y detección a larga distancia, tecnología que no estarían en la actualidad en capacidad de manejar. La disyuntiva que aún se escucha en la Fuerza Aérea India es si conviene comprar el Rafale, potenciar sus Sukhoi Su-30 MKI o comprar Su-35. El debate interno despierta malestar dentro de la Fuerza Aérea, ya que el Su-30 ha tenido reiterados accidentes operativos y han muerto más de 6 pilotos en los últimos años. Es necesario hacer un alto en este tema y considerar que los accidentes en India obedecen a varias causas locales como la falta de entrenadores avanzados, el extenuante clima y el elevado riesgo de colisionar con pájaros, el demandante ritmo de entrenamiento, y lo poca aflicción de los técnicos por protocolos de safety. Por otro lado, los mismos aviones de origen ruso no han tenido semejante rate de accidentes en otros países como Rusia o China. Una de las razones de elegir a Francia por encima del Eurofighter, el Grippen o aviones americanos, es la continuidad logística en caso de conflicto. Alemania tiene reglamentaciones de veda de tecnología en caso de guerra, Estados Unidos ha tenido siempre reparos sobre el apoyo a India durante conflictos, y Gran Bretaña ha dejado a India con los Harriers en tierra durante el conflicto de Kargil o Cachemira contra Pakistán, situación que está fresca en la memoria de los oficiales de la Fuerza Aérea de India. Por otro lado, Rusia nunca ha satisfecho a sus clientes en la continuidad logística. Egipto: Luego de la contra-revolución (los fallidos 12 meses de gobierno de los Hermanos Musulmanes con Mohamed Morsi a la cabeza, quienes subestimaron el “pacto social” con las fuerzas armadas y las elites jóvenes, y tras dicho periodo sufrieron un contra golpe del general Abdel Fatah al Sisi, actualmente regente), Egipto es un país en transición que está acompañando los esfuerzos bélicos de occidente en contra del terrorismo. Con los Hermanos Musulmanes diezmados, la elite gobernante se preocupa en mantener a raya al grupo ISIS dentro de sus países vecinos (Libia, Chad), atacándolos cuando puede, quienes amenazan a sus habitantes y a su integridad territorial, siendo uno de los casos más resonantes el asesinato de los cristianos coptos egipcios decapitados en Libia. También están en una campaña operacional activa contra las facciones apoyadas por Irán en Yemen, lo que sumado al mencionado cambio de gobierno ha ayudado a que Estados Unidos levante la veda de armas impuesta durante el periodo 2013 -2015. Sin embargo, parecería que al Sisi intenta romper el monopolio de armas de Estados Unidos favoreciendo a Francia como proveedor para prevenir futuros vaivenes de la política americana de exportaciones. Como se mencionó ya se recibieron seis aviones Rafale biplaza volados por pilotos egipcios desde Francia. El acuerdo incluye misiles y una fragata FREMM de DCNS. El número total es de 8 monoplazas y 16 biplazas.

Qatar:Ubicada en un sector estratégico, cerca de los territorios chiitas árabes petroleros y Bahrein, y siendo junto con EAU pivot geográfico entre Medio Oriente y Asia, la base del servicio de noticias independientes Al Yazeera sufre las tensiones entre la coalición árabe que cada vez más participa activamente en combates contra el terrorismo islámico y demanda lealtad a los jeques regentes y la política local del jeque Tamin bin Hamad al Thani de colaborar con los islamistas revolucionarios de la “Primavera Arabe” en Egipto, Siria, Libia y Túnez, con Hammas, y con otros grupos terroristas. Este apoyo incomoda a las familias reinantes en Arabia, Bahrein y EUA. Se generaron rispideces en la relación con los Estados Unidos por el mismo tema, no es un secreto que muchos funcionarios americanos consideran que Qatar es un paraíso para la financiación terrorista. Considerando estos elementos de juicio, los dirigentes cataríes, entendiendo que necesitan reforzar su poder de fuego (actualmente de 12 Mirage 2000D) para poder insertarse en la dinámica regional, y considerando la desconfianza de Estados Unidos, optaron por firmar en mayo un acuerdo con Francia por la compra 24 aviones Rafale y en las últimas semanas se pagó el primer deposito. El acuerdo incluye misiles MBDA y entrenamiento de 36 pilotos, por un total de 6.9 billones de dólares. Se estima que los primeros aviones llegaran en 2017. A futuro se podrían completar 72 aviones. Como mejora del acuerdo Dassault acepto recibir los Mirage 2000D como parte de pago, aviones que serían ofrecidos en breve a la Argentina, quien tiene que suplantar los aviones Mirage recientemente dados de baja. Canadá: Desde 2010 se habla de la compra del Rafale por parte de Canadá. Su principal competidor es el F- 35 del cual inicialmente se pidieron 65. El Rafale mantiene preocupados a los canadienses dado a las dificultades del mismo de operar en un entorno logístico y operativo americano. Para poder seguir con chances de venderlo, Francia ofreció últimamente un acuerdo amplio de transferencia de tecnología, permitiendo que Canadá realice sus propias mejoras y adaptaciones. Tras el cambio de gobierno en 2015 el partido liberal pareciera abandonar el F-35, volviendo el Rafale a escena, junto con el F-18E/F Super Hornet y el F-15 SE. Este último y el Rafale son los mejores de la terna para realizar las necesarias patrullas árticas. Este cambio de visión posibilitaría ahorrar dinero para comprar los necesarios aviones de alerta temprana E-7 o E-2D o UAV’s de largo alcance como el RQ-4 Global Hawk. Todavía no está dicha la última palabra. Malasia: Se firmó en Septiembre un acuerdo preliminar que espera materializarse en uno definitivo por 18 aviones. Malasia enfrenta las tensiones del Mar de China, con numerosos escenarios de disputa especialmente China reclamando el espacio y regalías petroleras (5 trillones) y un Japón cada vez más militarizado para contrarrestar la amenaza China y Norcoreana. En este contexto se suma que sus MIG-29 están al límite de su vida operativa. Los nuevos aviones se sumarian a los F-18 D y Su- 30 MKM, pero hay que tener en cuenta que Estados Unidos está ejerciendo una fuerte presión para introducir más F/A- 18’s. Compiten aparte con el Gripen NG y el Eurofighter. Conclusión: Las razones del éxito del Rafale deberían iluminar a los dirigentes políticos de países que pretenden encontrar el rumbo en el ámbito de la defensa y seguridad: una industria de vanguardia guiada por una visión estratégica, eficiente comercialización y pleno apoyo político para ayudar al cliente a encontrar soluciones a sus necesidades. Por otra parte Francia junto con Israel tienen la reputación de no dejar de asistir a sus clientes durante los conflictos bélicos. Todo esto enmarcado en una clara lectura de la realidad mundial de los diplomáticos franceses. Estos últimos junto con los agregados aeronáuticos y comercializadores del Rafale entienden la importancia de su función y cuentan con el pleno apoyo del estado nacional, quienes son flexibles y dinámicos a la hora de hacer lobby y sugerir soluciones comerciales, esfuerzos que ahora están dando sus frutos. El gobierno francés apoya su industria con la organización y participación en exhibiciones de defensa como Le Bourguet o Eurosatory, y con un fuerte apoyo de funcionarios a industriales privados. Estos funcionarios han sabido interpretar la realidad de los países árabes (principales clientes del Rafale), quienes están pasando una factura a los americanos, descontentos por su laxa política con Irán, siendo que Hollande manutuvo el pulso firme a la hora de las negociaciones condenando el programa nuclear de aquel país, y han redoblado los esfuerzos para exhibir sus productos a los dirigentes de los mencionados países. La industria militar en Francia sostiene 400.000 puestos de trabajo, un ejemplo de políticas de defensa que ha posicionado a la misma como un pilar fundamental de su crecimiento como País. Desde los tiempos de la guerra fría Francia ha desarrollado sistemas de calidad, una fuerza nuclear independiente, radares, misiles, vehículos de combate, aviones, barcos y submarinos. Cinco de sus empresas están entre las mejores 100 empresas del mundo, ellas son Thales, Safran, DCNS, Nexter y Dassault (tres de ellos contratistas en el proyecto Rafale). Con los ojos puestos en el nEUROn UCAV, el avión de combate no tripulado, seguramente Francia seguirá siendo protagonista de la industria de defensa y particularmente de la aviación en los próximos 30 años, gracias a la calidad de sus productos, el apoyo de sus políticos, y la eficiencia de sus diplomáticos y agentes comerciales.

 

Autor: Ignacio Pérez Rovere.
COMPARTIR
FIDAE presentará diversas atracciones en su show aéreo
Más de 50.000 personas han sido desplazadas por la guerra civil en Siria