event 01 de Febero, 2018

La investigación de la BBC que revela que el Talibán amenaza el 70% del territorio de Afganistán

Kabul fue golpeada por una serie de mortíferos ataques en las últimas semanas.
person Autor: Shoaib Sharifi y Louise Adamou
rss_feed http://www.bbc.com
El Talibán, a quien las fuerzas lideradas por Estados Unidos llevan casi dos décadas tratando de derrotar, está ahora activo en el 70% del territorio de Afganistán, según una investigación de la BBC.

La misma concluyó que las áreas amenazadas o controladas por los talibanes se han incrementado desde que las tropas de combate extranjeras dejaron el país en 2014.

El gobierno afgano le restó importancia a la investigación, asegurando que controla la mayor parte del país.

Pero los recientes ataques reivindicados por el Talibán y por militantes del Estado Islámico tuvieron como resultado decenas de muertos en Kabul y en otras partes del país.

La respuesta del gobierno afgano y del presidente estadounidense, Donald Trump, fue descartar cualquier diálogo con los radicales.

El año pasado, Trump anunció que las tropas estadounidenses permanecerían en el país indefinidamente.

¿Cómo se llevó a cabo la investigación?

La investigación de la BBC —llevada a cabo en la segunda mitad de 2017— ofrece un panorama de la situación de seguridad en cada distrito afgano entre el 23 de agosto y el 21 de noviembre.

Una red de reporteros de la BBC en todo el país habló con más de 1.200 fuentes locales, en los 399 distritos del país, para construir una radiografía completa de todos los ataques en ese período.

Dichas conversaciones tuvieron lugar en persona o por teléfono y toda la información fue contrastada con al menos dos, y con frecuencia hasta seis, fuentes distintas.

En algunos casos los reporteros de la BBC fueron a estaciones de autobús para encontrar a personas que viajaban desde distritos remotos e inaccesibles para hacer una segunda verificación de la situación en esos lugares.

Los resultados muestran que alrededor de 15 millones de personas —la mitad de la población— viven en áreas controladas por el Talibán o en las que el grupo tiene presencia y ejecuta ataques regularmente.

La presencia de los talibanes se ha incrementado desde la salida de las tropas de combate extranjeras en 2014.

Desde su tradicional baluarte en el sur del país, los talibanes empujaron hacia el este, el oeste y el norte.

Las áreas que cayeron en manos del Talibán desde 2014 incluyen lugares en la provincia de Helmand como Sangin, Musa Qala y Nad-e Ali, en las que las fuerzas extranjeras lucharon para devolver el control al gobierno desde que las tropas lideradas por Estados Unidos expulsaron al Talibán del poder en 2001.

"Cuando salgo de mi casa, no tengo la certeza de si voy a regresar vivo", dijo Sardar, residente de Shindand, un distrito occidental que sufre ataques semanales. "Las explosiones, el terror y el Talibán son parte de nuestra vida diaria".

La investigación de la BBC también sugiere que el grupo autodenominado Estado Islámico (EI) está más activo que antes en Afganistán, pese a que es mucho menos poderoso que el Talibán en ese país.

El ejército afgano tiene dificultades para derrotar a los talibanes en muchas áreas del país

¿Cuánto territorio controla el Talibán?

Reunir información precisa y confiable sobre el conflicto ha sido cada vez más difícil desde que las tropas de combate extranjeras se retiraron y dejaron la responsabilidad de la seguridad a las fuerzas afganas.

El estudio de la BBC muestra que el Talibán tiene ahora un control completo en 14 distritos (el 4% del país) y está activo y tiene presencia física en 263 (el 66%), lo que es muy superior a las estimaciones previas sobre su fortaleza.

En áreas con una presencia activa y abierta del Talibán, los militantes llevan a cabo ataques frecuentes contra posiciones del gobierno, que van desde series de bombardeos sobre bases militares a ataques esporádicos y emboscadas contra convoyes militares y puntos de control policiales.

Las oficinas de la policía en Sangin tienen el nombre de un regimiento británico que estuvo basado en el área.

Amruddin, quien dirige una compañía local de transporte, vive cerca de la línea del frente en el distrito de Baharak, en la provincia de Badakhshan, al norte del país, donde la investigación de la BBC sugiere que el Talibán tiene una presencia media.

"Vivimos con miedo constante. Está tranquilo ahora, pero el Talibán aún está aquí".

En el área de Sangin, controlada por el Talibán, Mohammad Reza dice que la vida era "mejor" cuando gobernaban los militantes porque había paz.

"Se volvió violento cuando llegaron las fuerzas del gobierno", dijo.

Durante el período de investigación, el estudio de la BBC halló que en 122 distritos (por encima del 30% del país) no hay una abierta presencia de los talibanes.

Estas áreas están bajo control gubernamental, pero eso no significa que estén libres de violencia.

Para el propósito de la investigación, los distritos controlados o en poder del gobierno son aquellos que tienen representación de Kabul en forma de jefe de distrito, jefe policial y tribunales.

Kabul y otras grandes ciudades, por ejemplo, sufrieron mortíferos ataques —lanzados desde áreas adyacentes o por células durmientes—, tanto durante la investigación, como antes y después de la misma.

En uno de los más recientes ataques en Kabul, el 27 de enero, murió casi un centenar de personas.

"La gente no tiene más opción que dejar sus casas, granjas y huertos o quedarse y vivir bajo las normas talibanes", le dijo Mahgul, una profesora en un distrito del norte de la provincia de Kabul, a la BBC.

Dijo que su familia huyó del pueblo en octubre. Fueron a buscar refugio en el distrito central —controlado por el gobierno—, solo para que su hermano fuera asesinado dos días después en un ataque suicida.

Durante la investigación también se descubrió que en los distritos donde hay una abierta presencia de los talibanes, estos obligaron a los granjeros, negocios locales e incluso convoyes comerciales a pagarles impuestos.

¿Qué es el Talibán?

El movimiento islámico de línea dura del Talibán llegó al poder en Afganistán en 1996 después de la guerra civil que se desató por el conflicto que enfrentó a ese país con la Unión Soviética. Cinco años después, los talibanes fueron sacados del poder por una invasión liderada por Estados Unidos.

Cuando estaban en el poder, impusieron una versión severa de la ley sharía. Hubo ejecuciones públicas, amputaciones y a las mujeres se las borró de la vida pública.

Los hombres dejaron que sus barbas crecieran y a las mujeres se les obligó a llevar burka. Además se prohibió la televisión, la música y el cine.

Llegaron a albergar a líderes de Al Qaeda antes y después de que fueran expulsados del poder. Desde entonces, ha peleado una insurgencia sangrienta que continúa.

En 2016, el número de víctimas civiles alcanzó un récord histórico. En gran medida, dice Naciones Unidas, ese aumento es responsabilidad del Talibán. La organización internacional indicó que 3.498 civiles murieron y 7.920 personas resultaron heridas en 2016, lo cual representó un aumento del 3% en comparación con 2015.

¿Cuánto ha aumentado la violencia?

La violencia se ha extendido desde que las tropas internacionales de combate dejaron Afganistán hace tres años.

Más de 8.500 civiles murieron o resultaron heridos en los tres primeros trimestres de 2017, según Naciones Unidas. Aún no se conocen los números para la totalidad del año.

Muchos episodios de violencia no se reportan, y solo los grandes ataques en las ciudades ocupan los titulares. Esos ataques ocurren cada vez con mayor frecuencia y las fuerzas de seguridad afganas parecen incapaces para detenerlos.

En los últimos 10 días, tres ataques dejaron la capital tambaleando, con más de 130 muertos. El pasado mes de mayo, Kabul sufrió el ataque más mortífero desde 2001.

Al menos 150 personas murieron en ese ataque y más de 300 fueron heridas al explotar un camión en la que se supone es la zona más segura de la ciudad. Ningún grupo reivindicó el ataque.

¿Qué tan fuerte es Estado Islámico?

Aunque EI ha demostrado que puede lanzar ataques en lugares como Kabul, el grupo yihadista está confinado en una área relativamente pequeña en la frontera con Pakistán en la provincia oriental de Nangarhar.

Durante el tiempo de la investigación, al menos 50 personas fueron asesinadas en Jalalabad, la capital provincial. Tres de ellos fueron decapitados, marca distintiva de los asesinatos del EI.

El grupo lucha tanto contra el ejército afgano como contra el Talibán por el control territorial.

Los residentes y funcionarios que hablaron con la BBC dijeron que el EI tiene presencia en 30 distritos —aunque no controla completamente ninguno—, no solo en el este sino también en áreas como Khanabad y Kohistanat en el norte.

Durante 2017, el número de ataques atribuidos al grupo aumentó, y muchos tuvieron lugar en centros urbanos y fueron dirigidos contra musulmanes chiitas, en una violencia sectaria apenas vista en los 40 años de conflicto en Afganistán.

¿Cuánto territorio dice el gobierno que está bajo su control?

Al presentarle los hallazgos de la BBC, el vocero del presidente Ashraf Ghani, Shah Hussain Murtazavi, dijo: "En algunas áreas puede cambiar de manos. Pero si miras la situación este año (2017-2018), las actividades del Talibán y EI fueron limitadas considerablemente".

"Las fuerzas de seguridad afganas ganaron la guerra en los pueblos. Ya no es posible que los militantes tomen el control de una provincia, un distrito grande o una carretera. No hay duda de que ellos han cambiado la naturaleza de la guerra y están lanzando ataques en Kabul, contra mezquitas y mercados".

Y agregó: "Entiendo que el reporte de la BBC está influenciado por conversaciones con personas que pudieron experimentar algún tipo de incidente quizá durante una hora en un día. Pero las actividades y servicios provistos por nuestras administraciones locales a través de los distritos muestran que el gobierno controla la absoluta mayoría de los distritos, excepto un puñado en los que el Talibán está presente".

Sin embargo, en un reconocimiento de cómo se ha deteriorado la seguridad, el presidente Donald Trump acordó el año pasado el despliegue de 3.000 soldados más, aumentando las fuerzas estadounidenses presentes en Afganistán a alrededor de 14.000.

Sin embargo, no hay perspectivas de que termine el conflicto y una nueva generación de afganos viven a la sombra de la violencia.

"Mis hijos no están a salvo fuera de la casa, así que no les permito salir", dice Pahlawan, un vendedor de alfombras en Kabul con 13 hijos.

"Básicamente están bajo arresto domiciliario. Les he construido una escuela en la bodega. Su mundo está entre paredes y alfombras".

Algunos nombres fueron cambiados para proteger identidades.

Autor: Shoaib Sharifi y Louise Adamou
COMPARTIR
SUDÁN DEL SUR 2016/2017
El penúltimo escondrijo del ISIS