event 16 de Agosto, 2016

PROSUB: Orígenes y desarrollo.

person Autor: Dr. Pablo Laiseca
rss_feed

Introducción : El Programa de Desarrollo de Submarinos (PROSUB) del Estado Brasileño incluye, en términos generales, la construcción de un submarino de propulsión nuclear -Alvaro Alberto (SN-BR 10)-, la construcción de 4 submarinos convencionales -Riachuelo (S 40), Humaitá (S 41), Tonelero (S 42), Angostura (S43)-, una unidad de fabricación de estructuras metálicas (UFEM), inaugurada el primero de marzo del 2013 por la expresidenta Dilma Rousseff, y un complejo de Astillero y Base Naval que se encuentra en construcción (en Diciembre de 2012 la expresidenta Dilma Rousseff inauguró la principal construcción del astillero, que tiene un tamaño que permite ensamblar 2 submarinos en forma paralela) en las márgenes de la Bahía de Sepetiba, en el municipio de Itaguaí, Estado de Rio de Janeiro.

Captura de pantalla 2016-08-16 a las 3.41.31 p.m.

Para la realización de este proyecto se han firmado, el 23 de Diciembre de 2008, entre otros documentos, un Plan de Acción (Asociación Estratégica) entre Brasil y Francia, firmado por los respectivos Presidentes, el cual prevé la cooperación en temas relacionados con el área de defensa, en particular en el área de submarinos; un Acuerdo entre los dos países, en el área de submarinos, firmado por los respectivos Ministros de Defensa; un Convenio de Colaboración Técnica, entre los Ministerios de Defensa de Brasil y de Francia, firmado por los Comandantes de las Marinas de ambos países, relativo a la concepción, construcción y puesta en marcha de los submarinos y un Contrato Principal, firmado por la Marina Brasileña y por el Consorcio Bahía de Sepetiba (CBS), una asociación entre la empresa francesa DCNS (Direction des Constructions Navales) y la Brasileña Odebrecht, relativa a la Transferencia de Tecnología y la Prestación de Servicios Técnicos Especializados, destinados a capacitar a la Marina Brasileña a proyectar y construir submarinos convencionales y nucleares, no existiendo acuerdo de transferencia de tecnología en lo que hace específicamente al área nuclear. Para la ejecución de este Contrato Principal se han firmado, a su vez, varios contratos entre las distintas empresas y entes estatales participantes en el proyecto. Es importante destacar que una de las razones fundamentales de Brasil para la elección de Francia como socio en este emprendimiento, es la amplitud del país galo en lo que hace a las políticas de transferencia de tecnología, en comparación a las practicadas por otros países.

El PROSUB se desarrolla en el contexto de los descubrimientos de los yacimientos petroleros del Presal, que se realizaron en el año 2006. En este sentido, en el año 2008 fue aprobada la Estrategia Nacional de Defensa (END), mediante el Decreto nº 6703, el cual enuncia que una de las prioridades de la Marina Brasileña es asegurar los medios para negar el uso del mar a cualquier concentración de fuerzas enemigas que se aproxime a Brasil por vía marítima, prioridad que tiene implicaciones para la reconfiguración de las fuerzas navales, objeto del presente análisis.

Los submarinos que operan en la actualidad en la Armada Brasileña son de 2 clases: 1. La Clase Tupi (4 submarinos) y 2. La Clase Tikuna (1 submarino), que es una versión mejorada del primero. En síntesis, las características técnicas de estos submarinos son las siguientes: los de la clase Tupi tienen un motor eléctrico Siemens y 4 Diesel MTU 12 V 493, un desplazamiento de superficie de 1260 ton y un desplazamiento sumergido de 1440 ton, mientras que el Tikuna tiene 4 alternadores eléctricos Siemens, 4 motores diesel MTU 12V 396, un motor eléctrico Siemens, un desplazamiento de superficie de 1450 ton y un desplazamiento sumergido de 1600 ton, entre otras. Teniendo en consideración los datos expuestos, destacan, entre las mejoras de la Clase Tikuna, los motores mucho más potentes, las baterías de mayor capacidad, la capacidad para lanzar misiles anti navíos SM 39 Exocet, autonomía mucho mayor, toda la parte electrónica es más sofisticada que la clase anterior, proporcionando a los navíos mayores medios para identificar, detectar y perseguir objetivos.

Los submarinos elegidos para la modernización de la flota de la Armada Brasileña son los de la Clase Scorpene, submarinos SSK de quinta generación, que tienen un desplazamiento en inmersión de 1565 ton y de superficie de unas 1450 ton aproximadamente. Estos son una clase de submarinos de ataque diesel-eléctricos desarrollados conjuntamente por la francesa DCN y la empresa española Navantia y ahora por DCNS (Direction des Constructions Navales). Cuenta con propulsión diésel y un adicional de propulsión independiente de aire (AIP por sus siglas en inglés). Hay tres variantes de Scorpene, el CM-2000 con el sistema de propulsión convencional y el AM-2000 equipado con Propulsión Independiente de Aire y la versión compacta. El AM-2000 es capaz de permanecer sumergido bajo el agua más tiempo que el CM-2000. La profundidad que el Scorpene soporta es de 350 m. Para la Armada de Brasil se ha desarrollado una versión ampliada del submarino, que sería aproximadamente cinco metros más largos que la versión estandard, lo que añade otras 100 toneladas de desplazamiento. Los cuatro submarinos convencionales tendrían un costo aproximado de 592 millones de dólares cada uno.

Captura de pantalla 2016-08-16 a las 3.41.45 p.m.

La clase Scorpene es un proyecto que admite muchos cambios y mejoras a lo largo de su diseño y fabricación, ya que fue pensado para exportarlo y, por lo tanto, adaptarlo a las necesidades de las marinas compradoras. La clase está diseñada para lanzar torpedos de distintos tipos, según el cliente, contramedidas, minas y misiles de crucero. Además se le puede incorporar una propulsión independiente del aire, que le otorga una autonomía sumergido de algunas semanas, en lugar de algunos días.

Los submarinos de la clase Scorpene son la última clase SSK de DCNS basados en la clase Amethyste. Su diseño y características les otorgan muy buenas relaciones de tamaño y costo-efectividad.

Los submarinos Scorpene están diseñados para misiones que van desde la ASW y ASuW a las operaciones especiales y la recopilación de inteligencia, combinando los últimos avances en la forma del casco y la construcción modular, con el estado de las tecnologías más avanzadas, incluyendo motor de propulsión sincrónico, motor diésel turboalimentado de dos etapas, baterías de alta capacidad, entre otras. La arquitectura general está optimizada para reducir el ruido. La forma del casco está diseñado para un funcionamiento silencioso y para maximizar la eficiencia de las propias matrices acústicas del buque.

La elección del tipo acero de alto rendimiento de 80 HLES para el casco de presión – el mismo que utiliza para los submarinos nucleares de la Marina francesa – permite buceo ilimitado a más de 300 m al tiempo que ofrece una mayor libertad para maniobras tácticas. No hay límite en el número o la duración de inmersiones a profundidad máxima.

Sistema de Gestión de Plataforma Integrada.

Este sistema apoya a la tripulación mediante la automatización de las funciones de rutina. Funciones como pilotaje, buceo/seguridad y energía/propulsión están totalmente integradas, permitiendo a oficiales y a la tripulación concentrarse en tareas complejas. Debido a estas características se reducen las cargas de trabajo, hasta el punto en que un Scorpene con una tripulación de 30 hombres es más eficaz que un submarino de generación anterior con una tripulación de 50. Cuartos y áreas de trabajo cómodos ofrecen excelentes condiciones de vida para la eficiencia óptima del equipo a lo largo de la misión. Asimismo este sistema posee un control centralizado de todos los peligros potenciales (fugas, incendios, presencia de gases) y del estado de las instalaciones que afectan a la seguridad mientras está sumergido.

Los sistemas de armas Scorpene.

El Scorpene esta equipado con seis tubos lanzatorpedos de proa de 21 pulgadas ( 533 mm), pudiendo también utilizar torpedos MK-48 de fabricación estadounidense, F17 Francés y el torpedo pesado Blackshark de origen italiano. El alcance de estos torpedos es de 8 km para el modelo americano MK-48, 20 km para el francés F-17 y 50 km para Black Shark. Las armas del submarino incluyen misiles antibuque exocet SM39, asimismo puede transportar 18 torpedos o 30 minas. El manejo y la carga de las armas está automatizado.

Sistema de gestión de combate.

El sistema de gestión de combate SUBTICS (Sistema de informaciones tácticas y comando) cuenta con hasta seis consolas multifunción común y una mesa táctica situada centralmente, que se ubica junto con las instalaciones de control de la plataforma. Específicamente, el equipamiento de gestión de combate se compone de un sistema de gestión de datos tácticos y mando, un sistema de control armamentístico y una suite integrada de sensores acústicos con una interfaz que utiliza un conjunto de sensores de detección de aire-superficie del sistema de navegación integrado. Asimismo, el sistema también puede descargar datos de fuentes externas. En lo que respecta al sistema de navegación integrado, combina los datos de los sistemas de posicionamiento global, del sistema de vigilancia T/L, la medición de la profundidad y los registros. El Scorpene es capaz de monitorear el entorno, incluyendo la densidad del agua de mar, la temperatura y la propia firma de ruido del submarino. La suite de sonares del submarino incluye un sonar cilíndrico pasivo de largo alcance, un sonar de intercepción, sonar activo, DA (Distributed Array), FA (Flank Array), sonar de alta resolución para minas y evasión de obstáculos, así como un sonar remolcado.

En lo que hace al submarino nuclear, el mismo se construirá en base a la transferencia de tecnología proporcionada por Francia, excepto en lo que hace al tema de la propulsión nuclear específicamente. El origen de la propulsión está dada por la fisión que se produce en el reactor nuclear (que generará alrededor de 50 megawats), lo que genera energía para calentar el agua que produce el vapor que, a su vez, acciona las turbinas. Estas turbinas alimentarán los generadores del sistema eléctrico de propulsión, que cuenta con dos motores eléctricos, los cuales serán instalados en serie y acoplados en un mismo eje, cada uno generando 3500 kw, haciendo un total de 7000 kw. El SN-BR Alvaro Alberto tendrá 4000 ton de desplazamiento en superficie y 6000 ton de desplazamiento sumergido. Tendrá la capacidad de sumergirse hasta los 350 metros aproximadamente y cuenta con una velocidad máxima que gira en torno a los 24 nudos, pudiendo llegar hasta los 26 nudos, teniendo capacidad para 3 meses de patrulla, autonomía sólo limitada por el factor humano.

La vida útil del combustible nuclear será de 5 años, después de este período se podrá reemplazar en los diques que están siendo construidos en el astillero de Itaguaí. El cambio de combustible no necesitará del corte del casco, lo que resultará en un período menor de inactividad. El combustible será retirado a través de un acceso especialmente proyectado para ese fin en el casco del submarino.

El sistema de Comando Táctico DCNS SUBTIC (submarine tactical information and command system) es el mismo que se utilizará para los Scorpenes convencionales y será actualizado hasta la finalización del submarino. Asimismo los sistemas de armas también serán similares a los de los submarinos convencionales, pudiendo ser utilizados los torpedos pesados F 21 o los misiles antinavío SM 39 Block 2 (Exocet MM 40 encapsulado), como así también minas. El costo de su producción será de aproximadamente de US$ 2800 millones, monto que incluye la transferencia de tecnología.

Captura de pantalla 2016-08-16 a las 3.41.58 p.m.

En la actualidad 2 submarinos de la clase Scorpene han sido adquiridos por la Armada de Chile a un costo total de US$ 420 millones, los que fueron puestos en servicio en los años 2005 y 2006. El bajo costo de esta operación se debió a que los submarinos en ese momento eran prototipos y que Chile asumía los riesgos de su funcionamiento. También Malasia ha comprado 2 de estas unidades en una suma total de aproximadamente US$ 1000 millones, los que entraron en servicio en el año 2009. Por su parte, la India ha realizado un pedido de 6 de estos submarinos, por un costo total de US$ 3750 millones. Dos de ellos incorporarán módulos de propulsión anaeróbica.

Captura de pantalla 2016-08-16 a las 3.42.09 p.m.

Acerca de la necesidad de Brasil de contar con un submarino nuclear.

Una cuestión que se plantea en torno al PROSUB, específicamente con relación a la construcción del submarino nuclear, es si esto resulta o no necesario desde el punto de vista de las necesidades de Defensa de Brasil y, por otro lado, si la ecuación costo - beneficio fundamenta tal inversión. Brasil justifica este proyecto como una herramienta para la Defensa de sus intereses, pero además considera que el proyecto será un importante impulso para el desarrollo de la industria de defensa Brasileña, como para otros sectores industriales y tecnológicos en el ámbitos civil. Asimismo la construcción del SN-BR Alvaro Alberto servirá como una fuente de generación de conocimientos aplicables a diversos campos, tanto civiles como militares, además de que la realización de estos planes generaría la creación de 9.000 puestos de trabajo directo y 32.000 indirectos. Otros argumentos han sido el prestigio internacional que este proyecto podría tener para el país, como asimismo ser un factor de importancia a la hora de tratar de lograr el objetivo de Brasil de conseguir un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Por otro lado, no es tan clara la necesidad militar de la construcción del submarino nuclear, en relación al costo que esto significaría para una nación que todavía debe encarar graves problemas en cuanto a su desarrollo económico-social, siendo importante no olvidar que los ingentes recursos aplicables a un proyecto de esta naturaleza, tendrá como necesaria consecuencia el recorte presupuestario en otros ámbitos relacionados con la Defensa del País vecino, que pueden resultar igual o más importantes que cumplir con el objetivo de construir un submarino nuclear. Es importante destacar el hecho que el 95 % del Comercio Exterior Brasileño se desarrolla a través del transporte marítimo y que el 90 % del petróleo producido por Brasil es extraído del mar, datos a los que se suma, actualmente, el hecho del descubrimiento de las importantes reservas gasíferas y petroleras del Presal. Aún considerando estos datos, la defensa de estos intereses se podría realizar con otros medios que podrían ser igual de eficaces y menos costosos que la construcción de un navío nuclear. Por ejemplo, con los fondos aplicados a la construcción de un solo submarino nuclear se podría construir una pequeña flota de veloces barcos de superficie, que podrían cumplir con igual eficacia la misión disuasiva respecto de las posibles amenazas a la libre utilización de los recursos mencionados o adquirir los medios aéreos necesarios para el cumplimiento de tal fin. Por otra parte, la principal característica que distingue a los submarinos nucleares de otras plataformas navales es la habilidad de permanecer sumergidos por largos períodos de tiempo y operar sobre grandes distancias, sin necesidad de recargar combustible. Respecto de este punto, el desarrollo de la tecnología de propulsión independientes de aire puede proporcionar una alternativa que cumpla con prestaciones similares a la brindada por un submarino nuclear, pero a un costo mucho menor, pudiéndose construir 3 o 4 submarinos convencionales con tecnología AIP, por el mismo costo que insumiría la construcción de uno nuclear.

Balance y perspectivas.

Para poder realizar un balance del desarrollo del PROSUB es imprescindible hacer referencia a la actual situación política y económica por la que está atravesando Brasil. La actual destitución de Dilma Rousseff, sumada a los casos de corrupción que han salido a la luz pública en los últimos tiempos, tanto el caso del Petrolao, como el Lava Jato, están teniendo importantes repercusiones negativas para el PROSUB. Como ejemplo de esto, podemos hacer referencia al arresto de Marcelo Odebrecht - producido en Junio de 2015 -, Presidente de la empresa Odebrecht, la principal empresa privada Brasileña que participa en este proyecto, junto con la francesa DCNS. También fue detenido en Julio de 2015 el Almirante Retirado de la Armada Brasileña, Othon Luiz Pinheiro da Silva, Presidente de la Compañía controlada estatalmente Electronuclear y figura central del programa brasileño de armas atómicas de los años 80.

También la grave crisis económica que está sufriendo Brasil, que se ha agravado profundamente desde los años 2012/2013, ha acarreado profundos perjuicios al plan de renovación de la flota de submarinos, que en los últimos 3 años ha visto reducido su presupuesto en un 50% ya que, ante la crisis, el gobierno Brasileño prefiere darle prioridad a otras necesidades, como el mantenimiento de los planes de asistencia social. Toda esta situación ha tenido como consecuencia el retraso de los plazos originalmente planificados. También se han vertido opiniones en el sentido de que el plan del submarino nuclear podría llegar a ser totalmente abandonado, como lo expresara Haroldo Lima, Ex Director de la Agencia Nacional del Petróleo de Brasil. Según la opinión de este último, estos peligros derivan de los graves hechos de corrupción que se están descubriendo en el caso Lava Jato, que han afectado a algunos de los principales participantes en el proyecto.

Otras dificultades provienen de la escasa colaboración prestada por otras potencias que poseen la tecnología necesaria para la construcción del submarino nuclear que se manifiesta, específicamente, en algunos momentos como cuando Brasil intenta adquirir ciertos equipamientos necesarios para el desarrollo del proyecto, situación en la que aquellos países prohíben la venta del material requerido.

Todas estas situaciones, sumadas a otras como el constante avance de la tecnología AIP, hacen prever graves dificultades para el desarrollo del PROSUB, como también una posible reconsideración de la ecuación costo - beneficio, por lo menos en lo que hace a algunos de sus objetivos. Como consecuencia de lo expresado, se han producido y, muy posiblemente, se seguirán produciendo graves atrasos en los plazos establecidos en los planes originales, si es que no se llega directamente a la situación de abandonar algunos objetivos de este programa, aplicable esto último, especialmente, a la construcción del submarino nuclear.

Fuentes:

http://www.desenvolvimentistas.com.br

http://www.infodefensa.com

http://www.offiziere.ch

http://defenseindustrydaily.com

http://m.usni.org

http://carnegieendowment.org

http://defensa.com

http://www.planobrazil.com

http://www.naval.com.br

http://www.defesaaereanaval.com.br

Pablo Laiseca

El Dr. Pablo Laiseca es abogado y se ha desempeñado como asesor de empresas nacionales y extranjeras. Asimismo posee formación en Derecho Aduanero y de la Integración. También ha desarrollado tareas como funcionario judicial en el ámbito del Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires.

Autor: Dr. Pablo Laiseca
COMPARTIR
Indra: tecnología y talento para cambiar el mundo
Rusia refuerza su implicación en la guerra siria con una alianza con Irán